Lords of the Souls

Duras han sido las críticas que le han llovido a Deck 13 y su creación “Lords of the Fallen”. Y he de reconocer que siquiera antes de probarlo, yo era totalmente reacio a hacerlo. Soy así, un tío duro de mollera, cabezón y orgulloso, justo lo que hay q ser para que ames la saga Souls (Demon’s y Dark) como yo. Y quizás esa haya sido su peor carta de presentación, venderse o querer ser el nuevo Souls. Y parecidos razonables aparte, que sí que los tiene y muchos, sus diferencias son las que marcan y lo hacen un juego parecido pero diferente.

Tras unas 10 horas de juego, y quedándome 3 bosses para terminarlo, tengo que decir que me está ENCANTANDO. Si, así de claro.

Quitando los problemillas de cámara, que los tiene y mucho (Demon’s y Dark también los tiene y creo que en muchísima mayor medida y nadie lo criticó tanto), se deja disfrutar desde el principio, con una curva de dificultad y aprendizaje muy bien ajustada, no siendo tan cruel con el jugador en las penalizaciones y con un combate mucho mas estratégico y planificado.

Pero empecemos desde el principio, el juego nos permite crear a nuestro personaje, Harkyn, entre 9 variaciones posibles mezclando 3 clases (Rufian, Clerigo y Guerrero) con 3 ramas de poderes (Altercado, Decepción y Olvido), con lo cual aunque pueda parecer al principio poco, da una buena variedad de maneras de jugar y empezando nuestro personaje con estadísticas diferentes dependiendo de la clase elegida (Vitalidad, Fe, Destreza, Fuerza …) que serán requisitos indispensables para el equipamiento que nos vayamos encontrando, y hay mucho y muy variado.

En cuanto a su lineabilidad, es totalmente cuestionable. Es un juego lineal, si, pero cuanto mas avanzas en el juego, mas opciones tienes ante tí para continuar la aventura, pudiendo elegir mas de un camino para llegar a tu destino, haciendo esa sensación de llevarte de la mano menos brusca y un poco mas abierta, y sobre todo, dándonos la opción de explorar e investigar zonas que nos dejamos atrás anteriormente porque hemos encontrado una nueva llave o hemos abierto un nuevo camino que antes encontrábamos cerrado.

Algo de lo que no se ha hablado nada en ningún medio “especializado” es de los combos, si, los combos. Cada arma tiene una serie de movimientos propios y exclusivos, dependiendo de nosotros mismos encontrar la combinación correcta para conseguir asestar una serie de golpes mas demoledor y gastando menos energía. Basta con equiparte esa nueva arma que has encontrado e ir probando mirando el “timing” en la barra de energía, donde veremos brillar una lucecita y un sonidito que nos indicará el momento exacto. Un nuevo aporte a este tipo de juegos, que además se nos hará cada vez mas necesario cuanto mas avancemos.

En el apartado tecnico, no he podido comprobar para la que muchos es la mejor versión, la de PC. Pero he de decir que la versión de PS4 es una delicia. El diseño artístico es una gozada, con gran atención a los detalles, con cuidados decorados y unos juegos de luces y sombras realmente geniales. Caídas de frames aparte, que se producen en contadas ocasiones, y nunca cuando se reúnen en pantalla grandes enemigos o numerosos, sino mas bien en un brusco giro de cámara.

En cuanto a su rejugabilidad, he de decir que puede no llegar a la altura de Dark Souls, pero dada la grandísima cantidad de secretos que esconde, ya sea a modos de zonas ocultas o misiones secundarias, o activando ciertos objetos en ciertos momentos exactos, hacen del juego bastante rejugable, sobre todo por la posibilidad de sus 9 clases, como por los muchos objetos, ya sean armaduras o armas y su estilo de juego particular.

En conclusión, un grandísimo juego, que habiendo sido duramente golpeado por la crítica, los propios usuarios y amantes del género lo están poniendo en su merecido lugar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *